El cubo de las emociones

Category
Actividades
Tags
Gestión emocional
About This Project


Este juego está indicado para trabajar las emociones básicas con los más pequeños y para ayudar a los más mayores a ampliar su vocabulario emocional. Requiere una reflexión previa sobre las emociones, su significado y utilidad y como expresarlas de una forma constructiva.

Cada uno puede construir el cubo emocional como más le guste. Se toma un cubo de madera, resina o plástico. En cada lado se escribe la palabra o se pinta o pega imágenes de caras (emoticonos, dibujos o fotos reales de caras humanas, pueden ser fotos de los mismos niños con los que se va a jugar) que representen las seis emociones básicas; alegría, asco, enfado, miedo, sorpresa y tristeza.

Tirada a cara vista: representamos emociones
Se juega a que cada jugador tire el dado y represente ante los demás, la emoción que ha salido en el dado.

Tirada a cara oculta: representamos emociones
Se juega a que cada jugador tire el dado sin que los demás vean que lado ha salido. El jugador que ha tirado, ha de representar la emoción que ha salido para que los demás la adivinen. Después se muestra el dado para ver si se ha acertado en la representación y reconocimiento de la emoción.

Jugamos por equipos: palabras emocionales
Los jugadores forman grupos de dos, cuatro o seis personas. La persona que coordina el juego, tira el dado y controla el tiempo. Durante 30 segundos, los miembros de cada grupo, por grupos, dicen o escriben palabras que expresan sentimientos de la “familia” de la emoción que ha salido (por ejemplo si sale miedo: aterrado, atemorizado, asustado, acongojado, etc…) Cuando han pasado los 30 segundos, cada grupo pone en común todas las palabras y el coordinador las recoge en una pizarra para que todos puedan verlas. En cada ronda gana el equipo que haya encontrado mayor número de palabras que expresen sentimientos asociados a cada emoción básica o mayor número de palabras nuevas.